Belén de azúcar

A un árbol de Navidad no le podía faltar el Belén a los pies, o al menos al ladito, y con un poco de paciencia y mucho cuidado para que ningún pequeñín se lo zampe, he terminado a las tantas cuando todos están acostados, mi primer Belén, si seguimos así y los muñecos no se rompen con los traslados, año tras año aumentaremos el Belén. Todo se andará, aun queda tiempo para que acabe la Navidad. Os dejo una fotito.

No hay comentarios: