Cupcakes de fresas


Esta receta tenía que probarla, mirando el blog de Alma, las vi y me dije: esto lo tienes que hacer, pero bien!, con fresas de aquí, de las que están buenísimas sin nada, de las de Conil, así que llegó el día. El viernes me trajeron una caja de esas deliciosas fresas de Conil, y yo con dos recetas en mente: mi ya conocida tarta de fresas y las cupcakes de fresas, así que manos a la obra, porque además celebrábamos el sábado el cumple de mi papi, que mejor ocasión no?

Mi ya repetida tarta de fresas ha salido bien, aunque con los niños por casa casi se quema el bizcocho, pero no, y con la nata tan estupenda que hemos encontrado de la marca Puratos, que no se baja, la tarta ha quedado genial. No tengo fotos aun porque me salió una tarta y dos mini tartas así que nos comimos las mini tartas antes de hacerle fotos y la tarta ha ido para el congelador, que es otra ventaja que tiene, que la congelamos y la tenemos lista para otro día que nos veamos apurados y nos la comemos helada o la dejamos descongelar que está buenísima.

Después vinieron los cupcakes de fresas, mientras estaba en el horno una tarta húmeda de chocolate (por si nos faltaba algo que comer para 7 personas), la magdalena muy bien, buenísima, con esos trocitos de fresas de Conil, el problema vino con el frosting. El buttercream es el mejor que me había salido nunca, homogéneo, cremoso, con cuerpo, vamos ideal, pero se estropeó con la pulpa de las fresas, (mira que eran buenas las fresas de Conil), así que empecé a darle vueltas a la cabeza a ver como solucionaba el aspecto, porque de sabor estaba buenísimo, pero no pudo ser, llegaron los invitados y había que merendar. Y así quedaron:



Pero como eso no podía quedar así esta mañana me levanté con lo mismo, batí el buttercream, y la verdad es que se quedó mas homogéneo, pero cuando lo dejaba reposar se descomponía las fresas por un lado y la buttercream por otro, así que al frigo a ver si cogía consistencia, y a ultima hora de la mañana me dije, que tal si lo mezclo con un poco de esa nata tan buena?, y manos a la obra, todo un laboratorio la cocina. La mezcla salió bien, una textura buenísima, pero había perdido sabor porque me pasé con la nata, así que un poco de sirope de fresas, un poco de leche condensada, y un frosting de lujo para unas cupcakes de lujo, y para mí que no me gustan tanto los frosting muy dulces (no por nada, es que me duelen los dientes), pues este para mi estaba perfecto, a mi marido que sí le encantan las cosas muy dulces prefiere las primeras porque no le importa mucho el aspecto. Vamos que para gustos un libro abierto. Y así quedaron con el nuevo frosting:


Las fresas para decorar ya nos las comimos, así que un poco de sirope y hasta la próxima

Y ya para terminar, un truquito para hacer un helado buenísimo: unos 400 ml de nata montada, una latina de leche condensada y el sabor que mas te guste (dulce de leche, sirope de fresa o sin nada) montamos la nata y añadimos el resto, al congelador y un helado de muerte y facilísimo, ahora si, no apto para dietas.

Espero que os sirva este post y besos a todos

No hay comentarios: