Las Monster High al poder


Es increible que ya hasta me parezcan bonitas esta muñecas que tienen locas a todas las niñas, nunca pensé que diría eso, quizás sea de tanto mirarlas para hacer las tartas que al final le coges el gustillo y te parecen hasta monas, o tal vez sea que me encanta la combinación de colores que tiene Draculaura.


No me lo puedo creer, ya me sé hasta los nombres de las muñequitas, jejeje.


Esta vez la Monster para la hija de Davinia, María. Es un placer hacerle tartas, ya es la segunda, y es que te da libertad para hacerla (aunque a veces esto sea peor, por la inseguridad de que vaya a gustar lo que a ti te parece bien). Pues nada, a la pequeña le había encantado la tarta de Draculaura cuando estaba viendo el blog con su madre, y yo no iba a ser la que le quitara la ilusión, una nueva monster.


Su mamá un amor, un chute de energía, un subidón con sus palabras, todo son halagos y buenas maneras, así da gusto hacer cosas, porque además luego te cuenta como fue todo, qué carita puso la niña, y te da mucha alegria haber participado en la felicidad de una personita.




Por dentro, como son forofos del chocolate, pues bizcocho de chocolate relleno de SMB de chocolate.

2 comentarios:

Eva dijo...

Te ha quedado preciosa, no me extraña que a María le gustara tanto y a Davinia (que es amiga mia) también, que es un cielo.
Besos.

Noelia Chaves dijo...

Que pequeño es el mundo! Yo he conocido a Davinia a través de Jona, y ahora resulta que es amiga tuya! Es un sol.
Besitos y gracias por lo que me toca!