Bautizo de Víctor





 Un nuevo evento en la familia, y como no tenía que preparar algo. Hoy un día especial, el bautizo de mi sobrino. 


Desde que estaba en el vientre de su madre, ya yo quería hacerle una tarta, prepararle una fiesta, hacer algo especialmente dulce para él.  Acordaos que mi primera tarta de fondant reconocida fué para su boda hace ahora 13 meses. Ya tiene tres meses y medio y es hoy cuando he tenido oportunidad de hacer algo especial, aunque no nos está acompañando el tiempo y eso no solo desluce el evento sino que dificulta los trabajos con el fondant. Como ya sabéis la humedad juega en contra de este tipo de decoraciones, y estamos teniendo un otoño de aguas mil.


Pero aún así, y aún siendo en Sevilla y no tener un sitio para preparar algo especial acompañado de mantelería, banderines, personalización,.... nos vamos a llevar hasta allí nuestro granito de arena.


Con mucha ilusión, y muy confundida, a la hora de diseñar, (siempre me pasa cuando puedo hacer lo que quiera, cuando me dan libertad) al final todo sale bien, muy contenta con el resultado, y con la tensión de ver qué caras ponen sus papis cuando la vean, les gustará - no les gustara? Es mucha tensión! 


Estoy que no puedo de nervios, hay que llevar la tarta hasta Sevilla, los modelados aunque son sencillos y llevan tiempo hechos, la humedad los tiene muy frágiles, y para que no nos falte de nada, da mucha lluvia, con lo que tendremos que empaquetar bien la tarta para que no le entre ni una gota de agua y me la chafe. 


Acompañando a la tarta, unas galletas decoradas con glasa, en forma de body con la inicial de su nombre, y por supuesto unas brochetas de chuches a juego con la tarta. 


No lo voy a poner aquí, pero también le he puesto un marco con una foto suya recién nacido, podeis ver el filito del marco.


El bizcocho es de chocolate suave, relleno de SMB de dulce de leche. Un clásico en mi, pero claro que, así acertamos. Muy cerca estuvo de ganar el bizcocho de limón relleno de SMB de limón y cabello de angel.














Y bueno, todo salió a las mil maravillas, no tuve sitio en el restaurante para montar mi pequeño rincón, así que primero puse la tarta en medio de la mesa para que la vieran los papis y se llevaran la sorpresa, y luego la guardamos hasta que en el restaurante se quedara una mesa libre para prepararla. 

Todo salió perfecto, y pasamos un buen día!

No hay comentarios: