Tarta de bodas y cumpleaños


Como ya sabíais, después de la tarta de comunión que coincidía con cumpleaños, venía la tarta de bodas con el cumple de mi hija mayor, y no solo eso, también ha coincidido con una semana llena de fiestas de fin de curso, excursión y unos niños con ganas ya de vacaciones.

Quien tenga niños ya os
podéis imaginar como se ponen, y más aun cuando ven que yo empiezo a desbordar con tantas cosas que hacer y tan poco tiempo. 


Pues bien, ya que se hacéis un poco la idea de mi situación os cuento que el resultado fue bien, pero el camino fue duro, hasta tal punto de que me planteo si voy a volver a hacer una tarta de bodas de cuatro pisos. Lo que tengo muy claro que las fechas importantes en mi familia las voy a dedicar a ellos, y no haré nada más, y así poder trabajar a gusto y mejor que con tanto extre, porque hacer tartas es para disfrutar haciéndolas, y no para sufrirlas, jjjj

La tarta de bodas tenía el bizcocho de chocolate rellena de crema de vainilla y bizcocho de vainilla rellena de crema de Nutella  y por lo tanto, la de mi pequeña Ainhoa también fue de chocolate y vainilla, no eran tiempo para hacer nuevos sabores, había que aprovechar el amasado y el horneado.

La tarta de bodas también tuvo más preocupaciones, porque el diseño que en un principio estaba claro, cuando la monté no me gustaba el resultado, así que tuvo cambios de última hora y eso me hacía dudar de mi porque no sabía si mis cambios serían bien recibidos por los novios, que al final quedaron encantados y me felicitaron una y mil veces, pero hasta que llegó ese momento y estuve en ascuas.


Lo que sí estaba claro en el diseño, era la pareja de novios, no podía ser tradicional. En una primera idea de la tarta, los novios eran de playmobil, pero hasta que vimos esos de puzzle y encajaban perfectamente con la pareja, así que decidido. 


Pero lo que en un principio iba a ser una cascada en arcoiris de piezas de puzzles, acabó en una tarta fina con tan solo unos lunares texturizados y un lazo negro de lunares en los bordes, para continuar con la armonía de las piezas de puzzles de los novios.


Tampoco podían faltar los dos "niños" de la pareja, Leo y Mico, sus dos perros inseparables de la pareja, que forman parte ya de una familia muy unida.


Y como no podía ser menos, la tarta de mi peque la mayor, 10 años ya! pero sigue con las Monster, así que como no había tiempo de hacer una tarta muy laboriosa, pues la calavera y los colores de Draculaura, que me encantan:

No hay comentarios: