Tarta topsy


Un gran reto! y esto me alegra mucho, porque quizás yo no sea capaz de hacerlo por mi misma, pero cuando me retan, no puedo decir que no y me esfuerzo al máximo.

Esta vez, una tarta topsy y para una boda!


Dos pisos verdaderos, y el de abajo falso, ya que la boda era intima, pero no querían perder el glamour de una tarta de tres pisos.


Por dentro ha sido un bizcocho de chocolate suave con almibar de vainilla y relleno de crema de vainilla, sencillo pero triunfador. Muchas veces las sencillez es signo de buen gusto.


Ha sido una tarta laboriosa, donde había que tener en cuenta muchos detalles, como las distintas inclinaciones de todos los lados para que el efecto óptico de la tarta fuese más, y apreciáramos las inclinaciones de cada piso.


Me ha gustado mucho hacerla, porque era algo nuevo y distinto a lo que ya había hecho en otras ocasiones, y dar las gracias a Mª Teresa que confió en mi sin ni siquiera tener una cita personal con ella. 

Y solo me queda felicitar a la recién pareja para que todo les vaya bien y lleguen a las bodas de plata.







No hay comentarios: